9 de agosto de 2009

Informe sobre la Tierra: Fundamentalmente Inofensiva - Douglas Adams

El ultimo libro de la serie del autoestopista galáctico, y eso es solamente porque Douglas Adams falleció antes de terminar la sexta entrega, lo que es una verdadera lástima. Un amigo que conocí en la red falleció la semana pasada, semana que de hecho había comenzado pensando en la muerte, por dos conversaciones separadas que había sostenido con diferentes personas acerca de la ¿vida? después de la muerte.
Fallecemos y todos nuestros proyectos simplemente desaparecen, quedan en el aire. Todo aquello que hacíamos por nuestra cuenta no saldrá a la luz nunca más. El humor del autoestopista galáctico pudo haber continuado, pero fué truncado por la muerte de su autor. Este blog mismo, probablemente no sobreviva mucho a mi propio fallecimiento, ya sea porque se llegue al término del pago por el nombre de dominio o del hosting. Solo confirma la agobiante frase de que "nada es para siempre".

Resumen


Este libro tiene un defecto, y es que es bastante fragmentado. Adams le sigue la pista a Trillian en un universo paralelo, le sigue la pista a Arthur que vaga por la galaxia y que ha perdido a Fenchurch, y le sigue la pista a Ford Prefect que vuelve a la editorial de la Guía del Autoestopista Galáctico para cobrar por los gastos del informe sobre la tierra que escribió. Sin embargo muchas cosas han cambiado con la guía, entre ellas que fué adquirida por otra compañía, que tiene propósitos ocultos para ésta.

Comienza narrando el inicio de los viajes espaciales, cuando nada viajaba más rápido que la luz, con la excepción de las malas noticias. Desde un inicio, lo que motivaba la movilización de tan largas distancias eran las guerras y el comercio. En el caso de las guerras, se ponía a la tripulación (y los ejércitos) en animación suspendida y se enviaban para ser despertados al llegar a su destino, unos dos o tres millones de años mas tarde. Por lo general, los motivos que habian generado la guerra ya habían desaparecido, pero la fogocidad de los guerreros por lo general no, asi que dos millones de años después, siempre habría un motivo para iniciar una nueva guerra.

Una de estas naves experimenta un accidente que hace fallar todo aquello para lo que estaba preparada, con el resultado que la tripulación (y el ejército) es despertada en un planeta desconocido, muy alejado de la estrella mas cercana como para recibir calor por dicho medio, y sin idea de quienes son todos ellos o lo que se supone que deban hacer, ya que sus conciencias estaban almacenadas en la parte dañada de la nave.

Como decía al inicio, nos presentan a una Trillian alterna, la Tricia McMillan que en aquel universo alterno regresó por la cartera cuando Zaphod la invitó a ir al espacio, con el resultado que el impaciente Zaphod se marchó sin ella. Ella es reportera en su natal Inglaterra, pero quiere conseguir un trabajo en Nueva York, a donde viaja para dos entrevistas, la una con una astróloga a quien va a preguntar cómo el descubrimiento de un décimo planeta en el sistema solar altera la astrología, y la segunda, de ella con una televisora neoyorquina que está buscando un acento inglés para su edición. Tricia baja al bar del hotel para buscar a la astrologa que la visita posteriormente a la entrevista, pero se deja el bolso en la habitación del hotel y, habiendo aprendido que no debe regresar por el bolso, baja sin él. Durante su plática, es interrumpida por un chofer que la llevará a la entrevista con la televisora neoyorquina, pero ateniéndose a que no debe regresar por el bolso no lo hace, y su entrevista con la televisora resulta en un chasco porque no puede ni siquiera leer del teleprompter por no llevar consigo sus lentes de contacto que estaban en su bolso. Ahí aprende que a veces sí debe volver por su bolso.

Arthur, por su lado, sigue viajando por la galaxia junto a Fenchurch, quien un día durante un viaje simplemente desaparece. Y sin ella continúa su vagar por el universo, de planeta en planeta y de sistema en sistema, hasta que su nave se estrella en un solitario planeta y él resulta ser el único sobreviviente. Se queda en este lugar hasta que es encontrado por Trillian, con una sorprendente noticia. Tan sorprendente para el lector como para Arthur.

Ford Prefect por su lado, descubre que algo raro pasa con la editora de la Guía del Autoestopista Galáctico, y con la ayuda de un robot que luego de una alteración que él le hiciera siempre está feliz, logra adentrarse en sectores del edificio a los que ni siquiera sabía que existían, y cada vez tiene la certeza de que algo extraño está ocurriendo. Luego de un par de aventuras logra escapar del edificio, aparentemente custodiado por vogones de aspecto más corporativo. Antes de escapar, se envía a sí mismo una copia de la nueva guía en la que la compañía trabaja, y se lleva su tarjeta de crédito con la que ha sido acreditado como escritor de la columna gastronómica, nombramiento que Ford planea hacer pagar muy caro a sus nuevos empleadores.

La copia la envia a la dirección de Arthur, donde éste lleva una tranquila vida, lo que los envuelve nuevamente en una aventura que los lleva a cabalgar sobre animales peligrosos, a descubrir a El Rey en su alejado enclaustramiento, y de regreso a la Tierra, donde la "profecía" de Agragaj tendrá lugar. Agrahaj es un ser que conocimos en en episodio anterior de la serie, que captura a Arthur para vengarse de éste, ya que en cada una de sus múltiples encarnaciones ha sido asesinado por Dent, o éste ha estado cerca cuando ocurre su muerte.

Comentarios


Por cuestiones de trabajo (los ultimos 15 días han sido bastante ocupados) me tardé un poco más en este libro que con los anteriores. De toda la serie, me quedo con el tercer libro como mi favorito. Me quedo con Marvin como el personaje favorito, el que lastimosamente ya no estuvo en esta última parte, y me quedo con las frases totalmente contradictorias como la verdader médula de esta serie de libros. Es una lástima que la serie haya acabado, pero como decía al inicio... Nada es para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada