25 de noviembre de 2008

Los Reyes Malditos V (La loba de Francia) - Maurice Druon

Este libro continúa con la historia de los reyes de Francia de forma indirecta, para ocuparse momentáneamente de la corona Inglesa. Recordemos que al final del tomo anterior, Felipe V ha sido coronado finalmente y comienza su reinado.

RESUMEN


El libro comienza haciendo un breve repaso del reinado de Felipe V, quien en el momento de inicio del libro ya ha fallecido después de un breve reinado y de que su hijo varón solamente vivió dos meses sin que su esposa le hubiera dado más hijos, sucediéndole en el trono el tercero de los hijos de Felipe IV.

De ahi la historia se traslada a una torre de prisión Inglesa, donde lord Roger Mortimer se encuentra prisionero por rebelarse ante el rey. Quizás por haber sido poco relevante para la historia anterior no había mencionado que el rey Eduardo II de Inglaterra, esposo de Isabel, hija de Felipe IV, es homosexual, y mantiene a su lado a un amante en detrimento de la situación de Isabel, que poco a poco se ve despojada de sus bienes ante la familia del favorito del rey, y quien corre el peligro de perder incluso la vida. Lord Mortimer se escapa de la prisión y cruza el mar para refugiarse en Francia, donde es recibido por Carlos de Valois, quien nuevamente reina Francia ante la ineptitud del verdadero rey.

Mortimer es presentado por Roberto de Artois, nuevamente con autoridad en Francia, como nuevo cliente a Spinello Tolomei. Valois organiza una cruzada que quizás él es el único (si acaso) que quiere realizarla. Roberto de Artois por su parte considera inoportuno alejarse de Francia en ese momento y descuidar la rebelión de los nobles en contra de su tía, que fomenta para poder después recuperar su feudo.

Artois, por tanto, intima a Valois a no dejar el reino solo y sin sus hombres de armas sin antes no haber solucionado los problemas con Inglaterra y/o Flandes, para evitar que en ausencia de la fuerza, el reino caiga desde dentro o por medio de sus vecinos. Asi que se inventan una excusa para atacar a Inglaterra en su ducado de Aquitania, en territorio Francés. Se hacen atacar, a lo que responden militarmente asediando la fortaleza con los recien adquiridos cañones a polvora de Italia. Isabel es enviada a Francia para intentar negociar el problema, y de inmediato entra en relaciones amorosas con Lord Mortimer, quedándose en Francia y ganando adeptos para su causa, que en ese momento es simplemente permanecer en Francia para conservar la vida ante la amenaza que corre en la corte Inglesa. Es Tolomei quien mas tarde le aconseja hacer reconocer a su hijo Eduardo como rey en sustitución de su esposo, quien poco a poco pierde el apoyo de su reino por sus costumbres y el destrozo que hace del reino por complacer a su amante Hugh Despencer.

El papa interviene en el asunto de Aquitania, y determina que éste sea devuelto a la corona Inglesa, pero despues de haber rendido homenaje a Francia. Eduardo II se enferma con la posibilidad de cruzar el mar hacia Francia, donde todos estan del lado de su esposa, asi que envia a Eduardo su hijo, quien no es devuelto a Inglaterra. Como Eduardo II comenzara a ventilar sus problemas consyugales por toda Europa, enviando cartas a todo mundo y de todos solicitando apoyo, Carlos IV decide expulsar a Isabel e hijo hacia Inglaterra, para complacer al rey Eduardo II. Roberto de Artois es el unico que se opone y pone a salvo a la reina llevándola a Holanda, donde ésta gana nuevos partidarios. Carlos de Valois muere a la edad de 55 años en circunstancias similares a las de su hermano.

Al fin, el ejército de Isabel llega a Inglaterra y avanzan sin oposición, ganando cada vez mas territorios para la causa, mientras que el rey Eduardo ha huido con su favorito para ocultarse en un monasterio. Así es como todos los partidarios de Eduardo II, que antes influyeron en éste para tomar todas las dañinas acciones, fueron juzgados y ejecutados, incluyendo el favorito del rey, Hugh Despencer. El rey es recluido hasta que el consejo determine que hacer con él. El consejo decide trasladar la corona al hijo del rey, Eduardo III, pero éste se niega a aceptarla sin que su padre haya abdicado a ella, y es solo mediante la amenaza de que el consejo necesita un rey, y si él ya no lo es más y su hijo no acepta, se elegirá otro de entre la nobleza Inglesa, siendo el candidato más cercano su enemigo Mortimer. Asi que Eduardo II abdica al trono en favor de su hijo, que es coronado rey.

Se narra algunas de las campañas que marcaron el inicio del reinado de Eduardo III, bajo la regencia de Mortimer. Y finaliza el libro con la narración de la muerte de Eduardo II, que pone fin a los sediciosos intentos de liberarlo para reinstaurarlo en el trono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada