2 de julio de 2009

En brazos de la mujer madura - Stephen Vizinczey

Hice una pausa en el libro que estaba leyendo, aprovechando que se descargó la batería de mi PRS, y me dediqué a leer este libro que antes se habia discutido o mencionado en este espacio por uno de los colaboradores previos. Lo consegui recientemente y lo tenia en espera, es un libro breve, por lo que lo consideré adecuado para la pausa.


Breve resumen


En este libro autobiográfico, Vizincsey narra sus experiencias con las mujeres desde su infancia, dominada por su madre, su tía y las amigas de su madre y las de su vida de adolescente y adulto, pasando por la epoca en que, aún siendo un niño de 12 años, estuvo en una escuela militar en la epoca de la ocupación nazi y estuvo en el ejercito norteamericano cuando éstos lo rescataron. Durante dicha temporada sirvió de intermediario entre los soldados americanos y las mujeres de la localidad, que se prostituían a cambio de víveres.

También durante su estadía en el ejército, demostró habilidades comerciales al vender provisiones que iban a ser descartadas por el ejército entre una población que se moría de hambre. No deja de ser este otro aspecto al menos para mí desconocido hasta leer este libro: la subsistencia de las personas después de una guerra, cuando un país ha sido prácticamente arrasado. Habiendo demostrado sus dotes comerciales, André se gana la simpatía de un coronel, que al final de la guerra le pide adoptarlo y llevarlo a EUA, ante lo cual el chiquillo responde agradecido que prefiere quedarse, ya que llegará a ser más rico en Budapest de lo que podría llegar a ser en América. Así decide quedarse y regresa a la casa de su madre.

Es de hacer notar, porque así lo recalca el autor, que hasta ese momento de su vida, el contacto de André con las mujeres ha sido con mujeres maduras: su misma madre, su tía, las amigas de su madre, las prostitutas austríacas, etc. De hecho, contrató a una prostituta para su primera experiencia sexual, la cual no llegó a concretar al observar la actitud pétrea de la chica contratada, con quien la relación no sería mas que intercambio de dinero, sin ningún afecto de por medio, que es lo que el buscaba. Tuvo además una breve experiencia con una de las mujeres que se prostituía en el ejército. Sin embargo, al volver a la realidad, a la escuela, su contacto con el sexo femenino eran las niñas de su edad, ahí es donde siente un choque entre el comportamiento de las mujeres que hasta entonces había conocido, con el comportamiento de las chiquillas que apenas estan aprendiendo a convivir con los niños.

Es así que luego de un par de experiencias desagradables, incluida una relación con una chica de su edad con la que no pudo consumar el acto sexual, y a la que no volvió a ver después de eso, que André decide su preferencia por la mujer madura. Mujer que en aquel entonces representaba su vecina de edificio, quien le proporcionaba libros para leer, pretexto que él usaba para visitarla mientras se decidía a proponerle a ella hacer el amor. Al fin lo decide y la vecina acepta, iniciando una relación de poco más de un año, hasta que ella lo sustituye por un hombre mayor. Claro que antes de esto, André la habia engañado en sus propias narices.

Siempre llega una vez en que nos enamoramos. Al menos una vez. Y eso le ocurrió a Andre con Liona. Se enamoró y ella no le correspondió. El se quedo gravitando patéticamente alrededor de ella con alguna esperanza, para caer en la cuenta después de lo desagradable que para Liona podría ser tenerlo siempre alrededor cuando ella no mostraba ningún interés, algo que el aprendió al sentir lo mismo con otra mujer. Y luego vino Bobby, una mujer a la que André incluso propuso matrimonio, obteniendo de ella una larga: "si de aquí a un año seguimos juntos, me casaré contigo". Pero como sabemos, las relaciones rara vez duran ese lapso cuando no hay interés mutuo. Y André Vajda había aprendido que el amor para siempre no existe, que las relaciones vienen y van y el sentimiento que en un momento nos embriaga, puede hastiarnos poco después.

Luego tuvo un encuentro con una virgen, una mujer que a sus veinte y tantos, se conservaba virgen porque queria llegar casta al matrimonio, pero que practicaba el sexo oral como una forma de compensar a sus desafortunadas parejas que la llevaban a su apartamento sin poder obtener de ella lo que esperaban. Parafraseando, porque Vizinczey lo cita verbalmente, ella le dice que una vez se case, se acostará con cualquiera que se lo proponga, sin importar si es un jorobado.

Luego conoció a Nusi, una madre de dos niños casada con un borracho vividor. Nusi, en palabras de André, es una mujer inteligente, cuya brillantez fué opacada por la pobreza, pero que con la debida preparación pudo haber llegado a ser algo. De hecho, él la anima a estudiar con él. Para cuando se conocieron, ella era empacadora en un almacén, y para cuando llegaron a separarse, ella ocupaba un puesto superior en el mismo almacén.

Llegado a este punto, en Hungría se da una revolución, en la que los universitarios se rebelan contra el régimen soviético. Como resultado de esa insurrección, André debe abandonar Hungría, teniendo las opciones para instalarse en varios países, luego de haber pasado el peligro de cruzar la frontera. Hay un pasaje gracioso en esta parte, ya que ayuda a subbir a un autobús rotulado "Brasil" a una mujer que a el le atrae, la besa y luego, desde el anden, la ve sonreirle del otro lado de la ventana, dejando ver el hueco en uno de sus dientes. La siguiente frase es "de no haber sido por el hueco en su diente, podría hoy estar escribiendo estas memorias en portugués". Finalmente escoge Italia como su destino, donde tiene una relación con una mujer frígida. Finalmente, viaja al Canadá, donde conoce a un par de mujeres más antes de finalizar su libro, aduciendo que "las historias de un hombre maduro" son historia aparte.

Comentarios


Algo que percibo en este libro es una discordancia entre lo que hasta ahora había leído de la Hungría soviética. André Vajda vive casi toda su vida en Hungría, abandonando dicho país durante su niñez en medio de la segunda guerra mundial. He leído mucha literatura acerca de la ocupación soviética, siendo "El niño 44" el más reciente, y antes de ese "La historiadora". Sin embargo el mundo pintado por Vizinczey es diferente: ellos hasta tenían lugar para las fiestas donde sonaba música occidental. Y aunque se refiere a la falta de prensa (o lo dominada que esta se encontraba por el regimen) y de las capturas a media noche previa persecución política, de la que el mismo fue objeto en algún momento, el mismo lo dijo, que daba más miedo vivir asustado todo el tiempo. Y pasado el miedo, la persecución en su contra se desvaneció.

Tom Rob Smith es Inglés, y en su libro retrata la Unión Soviética como la historia occidental se la mostró a él. Elizabeth Kostova es estadounidense de orígen Búlgaro, pero que creció en América. Vizinczey, en cambio, vivió la ocupación soviética, y fué partícipe (según este libro autobigráfico) de la revolución de universitarios contra el régimen. Y la visión del mundo soviético de este autor contrasta bastante con aquellos que escriben del mismo régimen, pero que no lo vivieron. Creo que es un punto importante de mencionar.

[rating:4/5]

2 comentarios:

  1. ¡"El velo pintado"¡ Preciosa película.

    ResponderEliminar
  2. Enrique Velasco13 ene. 2012 14:36:00

    Es una novelas apsionante, una vez que la comienzas a leer no puedes parar.

    ResponderEliminar