6 de julio de 2009

Guía del autoestopista galáctico - Douglas Adams

Hace varios años vi la extra de la pelicula con este mismo nombre. No me llamó la atención. Algunos años mas tarde vi este libro, y lo relacioné con aquella película de la cual solamente habia visto el trailer. Pero tampoco me llamo la atencion. Más recientemente, ví un posteo en uno de los blogs que sigo, donde se hablaba de la serie de tres libros de Douglas Adams, y descargue los tres libros.
Este sábado, buscando algo que leer lo cargue en el PRS y comence a leerlo. De inmediato me llamó la atención por su sátira.

Resumen

El libro comienza el día en que la casa de Arthur sería demolida para construir una carretera de desviación. Los afectados han sido avisados de manera que no se den cuenta del problema, satirizando la transparencia de nuestras autoridades, que hacen pública la información, pero de manera que nadie la encuentre realmente. Y así mismo, en el mismo momento, la tierra está a punto de ser demolida porque está en el mismo lugar donde se proyecta construir una desviación galáctica, y la información acerca de la demolición ha estado publicada desde hace años en Alfa Centauro, y es problema de nosotros los terrícolas el no interesarnos en nuestro vecindario como para no haber ido a revisarla. Y la tierra en efecto es destruida.

Arthur, sin embargo, es salvado por Ford Prefect, un extraterrestre que había llegado a la tierra algún tiempo atrás haciendo autoestop, lo que hace tambien para salvarse junto con Arthur de la demolición de la Tierra. Son así recogidos por los Dentrassi (cocineros en las naves Vogonas) y Arthur es introducido al mundo galáctico con "la guía del autoestopista galáctico".

Desafortunadamente para Arthur y Ford, los vogones odiaban a los autoestopistas, así que fué solo cuestión de tiempo antes de que los localizaran y se decidiera que hacer con ellos, si lanzarlos al vacío del espacio o leeles poesía vogona antes de lanzarlos al vacío del espacio (la poesía vogona es la tercera peor poesía de la Galaxia). Así que fueron irremediablemente lanzados al espacio, donde dió la casualidad que fueron rescatados por el Corazón de oro, nave que momentos antes había robado el presidente galáctico, Zaphod Beeblebrox, quien resultó ser primo lejano de Ford, y a quien Arthur conocía por ser quién alejó de su lado a Tricia McMillan, una chica a la que intentaba abordar en una fiesta en Londres. De hecho, Tricia, bajo el nombre de Trillian, estaba a bordo de la nave y era la segunda superviviente de la Tierra.

Así es como acaban todos a bordo del Corazón de oro en la superficie del planeta Magrathea, planeta donde se construyen planetas a la medida del cliente, que había estado perdido desde hace milenios, al punto que en el presente se creía que su existencia no era más que un mito. Luego de sobrevivir un ataque con proyectiles nucleares para alejarlos del planeta, aterrizaron y se separaron: Arthur y Marvin (un robot maníaco depresivo) se quedaron custodiando la entrada de los túneles, por los que Zaphod, Ford y Trillian entraron.

Arthur sin embargo encuentra en la superficie del planeta a un enigmático anciano, quien luego de verificar la personalidad del robot, decide llevar consigo a Arthur, para mostrarle la construcción de un encargo especial, para el que han sido especialmente despertados. Lo que Arthur ve es increible, ya que construyen la Tierra, o el reemplazo de ésta. Y se sorprende más al saber que la Tierra original era en realidad una supercomputadora orgánica, construida y gobernada por ratones, con la finalidad de encontrar la pregunta para la respuesta definitiva a la vida, al universo y a todo, que por cierto es 42. Cuando la tierra fué destruida por los vogones, faltaban sólo cinco minutos para que la supercomputadora emitiera la esperada respuesta, que había estado calculando por diez millones y medio de años. Por dicha razón, había que construir nuevamente la supercomputadora. Sin embargo, por otro lado, los ratones habían encontrado a Ford, Zaphod y Trillian, y se habian enterado que un terráqueo había sobrevivido la aniquilación de la tierra, por lo que consideraron que la pregunta debería estar configurada en su cerebro al ser parte orgánica de la computadora orgánica, asi que deciden que ya no necesitan el planeta, y que necesitan el cerebro de Arthur. En la lucha por el cerebro y la sobrevivencia están, cuando los perseguidores de Beeblebrox aparecen, con la intención de capturarlo por haber robado el Corazón de oro.

Comentarios


La guía del autoestopista galáctico es el primero en una serie de cinco libros. Lo que me capturó desde los primeros párrafos es la ironía que sobresale de la escritura. Es dificil saber que vino primero, dada la evolución de esta historia desde una comedia radial hasta una película. Por tanto, no sé si el pez se llama babelfish en honor del traductor o viceversa.

[rating:4/5]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada