17 de octubre de 2011

De usureros y otras hierbas

Hace un par de semanas, la Asamblea aprobó una ley para poner límite a las tasas de interés que pueden cobrar las tarjetas de crédito. Medida que considero acertada.

El Diario de Hoy se caracteriza por manipular las noticias, presentándolas de acuerdo a su agenda política, de esa manera, la Asamblea no estaba poniendo límite a las tasas de interés sino que estaba privando de crédito a la población más necesitada. Como si al tener endeudada a la gente de escasos recursos la banca les estuviese haciendo un favor. Esta gente se va a ir a buscar a los usureros, decían, quienes se quedarán con la usura que ahora pertenece a los bancos.

Y también en la Asamblea está en discusión una ley contra la usura, que vendría a complementar la medida contra los bancos.

Y habiendo tocado el punto que me interesaba en este tema, lo abordo sin más preámbulos. Yo no entiendo la necesidad de las personas que tienen un sueldo ínfimo de tener una tarjeta de crédito, que les cobra una membresía demasiado alta, una tasa de interés demasiado alta, y que mantienen topada. A esas personas, la Asamblea les haría un enorme favor al retirarles esas tarjetas que les dan la ilusión de tener dinero, cuando en realidad les quita lo poco que tienen.

Que te quiten una tarjeta de un solo golpe, y que te digan que tenes que pagar el saldo, es un gran golpe, yo estoy consciente de eso. Y si la banca fuese a retirar esas tarjetas del mercado, porque según ellos les representaría pérdida cobrando un interés menor, algún mecanismo deberá haber para que el pago no sea de un solo golpe, máxime cuando el contrato que los tarjetahabientes firmaron con el banco les garantiza un determinado número de meses de crédito. Así que el apocalíptico futuro que los columnistas de EDH le ven al problema, yo no lo comparto.

Pero sí considero que debe aprobarse dicho decreto, acompañado de la mencionada ley contra la usura, y que dicha ley considere a la banca entre los usureros.

Yo aprendí de mala manera los problemas que una tarjeta de credito puede causar, afortunadamente salí a tiempo del problema y considero haber aprendido mi lección, y aún más, considero haber escarmentado en el ejemplo de otros, quienes siguen emproblemados en lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada