17 de octubre de 2011

La tormenta del bicentenario

Adrián, Agata, Ida, etc. Todas las tormentas han tenido su nombre, por lo que me pareció gracioso comenzar a cuestionar a todo mundo acerca del nombre de esta en particular, y todo mundo reparaba hasta ese momento que en realidad la tormenta no tiene nombre. Así que la bautizamos junto a otros como "la tormenta del bicentenario", ya que prácticamente le está aguando a Norman Quijano la celebración de un bicentenario que causó confusión hasta a Google con su doodle del día 15 de Septiembre.

Yo creo que quienes ven las cosas desde la óptica dogmática partidaria, ven en esto un caos. Yo ví una mejor coordinación que en otras ocasiones, y creo que dicha coordinación se refleja en el número de víctimas que la tormenta ha dejado, en comparación con otras que, habiendo sido menores (esta ya sobrepasó cualquier evento anterior) han sido más trágicas en cuanto a vidas perdidas. Y en esa coordinación ha intervenido todo el mundo, no solamente el gobierno central, sino las alcaldías y cuerpos de socorro independientes. Veo el vaso medio lleno en este sentido, pareciera que en el manejo de tragedias, estamos mejorando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada