5 de mayo de 2007

De espías y heridas que se niegan a cerrar

Cada vez que se menciona la participación de la derecha en la guerra civil que terminara hace quince años, se dice que esas son heridas que hay que dejar cerrar. Con ese argumento se zanja cualquier posible reapertura en casos como el asesinato de Monseñor Romero o los jesuitas de la UCA. Con ese argumento se garantiza la impunidad del ex presidente Cristiani y otros de los que se dice participaron en crímenes de guerra.

Reportajes especiales se encargan a periodistas de dudosa filiación para lavar la memoria de los héroes de la derecha, como Roberto D'abuisson.

Pero cuando se trata de mencionar la participación de la izquierda en la misma guerra no se piensa en los mismos argumentos. La guerra fué centro de la campaña presidencial del actual presidente, la guerra es el principal argumento de los detractores del partido de oposición y reportajes se preparan para seguir evidenciando lo que ocurrió en la pasada guerra.

Y ese es el contexto, creo, del nuevo reportaje de LPG acerca de el apoyo del KGB al desarrollo de la guerra en El Salvador, un reportaje que como historia está excelente, pero dudo mucho que su publicación tenga que ver con la labor de historiador de algún periodista de LPG, máxime cuando el mismo presidente Saca habla de que la campaña política por la presidencia ha arrancado.

El reportaje revela una trama en la que el ejército del FMLN recibió y usó armas de fabricación estadounidense que éste país había asignado para la guerra en Vietnam (M-16). Hecho de este modo para que la participación de Rusia no fuese evidente en medio de la guerra fría que en aquel momento mantenían EUA y URSS.

A estas alturas, nadie duda que lo ocurrido en El Salvador durante la década de los ochentas fué un escenario más de la guerra fría, en la cual EUA y URSS se enfrentaban sin poner un sólo hombre de sus países a combatir. En el fondo, sin embargo, existían las enormes deficiencias sociales por las que se luchaba.

Ambos lados fueron instrumentalizados, al final obtuvimos un El Salvador más democrático, que era una de las finalidades de la guerra en sí. Los rebeldes consiguieron muchos de sus puntos, la derecha consiguió retener el poder. Con el paso del tiempo, a mi juicio, ha habido un retroceso en aquellos logros significativos de la guerra, como que aquellas instituciones encargadas de defender la democracia han perdido fuerza o han sido tomados por la fuerza gobernante, como por ejemplo la PDDH y el TSE, respectivamente.

El martes pasado un canillita gritaba la portada de diario El Mundo: "FMLN amenaza con volver a la guerra", precisamente en declaraciones que se dieron en ese mismo sentido. Aún finalizando la semana, sin embargo, la "amenaza" no fué recogida por otros medios (al menos no que me haya dado cuenta).

Es bueno reconstruir nuestra historia y poder determinar cómo ocurrieron los hechos de forma tal que podamos prevenirlos en el futuro, pero me preocupa que tambien aquí haya selectividad, y que nos interese desenterrar una parte de la historia, pero pretendamos enterrar y tapar el sol con un dedo cuando se refiere a los "errores" cometidos por la derecha en nuestro país, que a mi juicio han sido más perjudiciales para nuestra historia, precisamente por la impunidad de la que se pretende revestirlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada