6 de abril de 2007

Lo que aprendí de Riverworld

Aunque no lo parezca, este libro tiene muchas cosas que enseñar, principalmente en cuanto a la naturaleza humana.

Con Richard Burton comparto la naturaleza inquieta de no poder permanecer mucho tiempo en el mismo lugar, o con la misma persona...

Las relaciones en el mundo del río son una versión prolongada de lo que son en la tierra: allá la humanidad es inmortal, las mujeres no envejecen, pero las conductas son las mismas. Los personajes pasan de pareja en pareja porque al cabo de cierto tiempo, todo va palideciendo, todo llega a su final y pretender prolongarlo no es lo más inteligente.

Tambien dentro del libro queda un trasfondo agnóstico, criterio que comparto, en el sentido que todas las religiones que la humanidad se ha inventado para llenar su vacío interior son practicamente la misma cosa. Casi todas les resultan a sus seguidores, pero eso no las convierte en la verdad absoluta. Aún en el mundo del río, donde la existencia misma de ese mundo desvirtúa las religiones terrestres, todo el mundo sigue aferrándose a las religiones, excusando a las viejas o inventando nuevas. Al final del libro, como dije antes, la teoría del creador que estaba fuera de tono con el libro es desvirtuada.

Y quizás la parte más importante, es que es una mezcla de ficción y realidad. Los personajes que aparecen en el libro tienen su historia y aprendí de muchos temas que antes no conocía, por ejemplo la historia de los aviadores de los barcos, la historia de Göering vista desde otra perspectiva (bastante apologista por cierto), la historia de Alice Liddell, etc. Es un libro que deja muchas puertas abiertas al curioso para sumergirse en nuevas lecturas, en nuevas investigaciones.

Según dice mi amigo que vió la película, no le hace nada de justicia a la serie de libros.

Llego acá al final del resumen de lo que he leído en estos tres primeros meses del año, el próximo posteo referente a un libro lo escribiré cuando termine mi libro actual, que ya comencé.

Saludos y hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada